General Guillermo Arteta

El general Guillermo Arteta Izarnótegui fue quien denunció que Miguel y Omar Chehade estaban presionando a altos mandos de la Policía Nacional del Perú (PNP) para desalojar a los trabajadores de la azucarera Andahuasi.

La reunión entre ellos se realizó en el restaurante Brujas de Cachiche de Lima y tenía como objetivo favorecer al grupo Wong. Allí, a Arteta le ofrecieron dinero y un ascenso, lo cual rechazó.

Actualmente Arteta es el encargado de la selección, evaluación y capacitación del grupo de promotores de seguridad ciudadana que laboran para el gobierno regional.

— Usted estuvo en el ojo de la tormenta por una reunión que sostuvo con Omar y Miguel Chehade.
Cuando era un general en actividad me quisieron imponer un desalojo y yo me negué rotundamente. Eso me costó mi pase al retiro por presiones políticas y me fui orgulloso de la policía. Yo estuve 35 años en la PNP.

— ¿Esa propuesta olía mal?
Al entonces segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade, le dije que no iba a hacer esa operación. La intervención en Andahuasi querían hacerla en 24 horas, cuando era un trabajo que necesitaba 60 días de preparación. Por eso le dije que no.

— ¿Allí lo pasaron al retiro?
Después de ocho días de rechazar la propuesta, fui pasado al retiro junto con 29 generales. Actualmente la justicia me ha dado la razón. Su hermano ha sido sentenciado a cuatro años de prisión.

— ¿Está conforme con la sentencia?
Este señor [Omar Chehade] salió a los medios de comunicación a decir: “La mentira del general Arteta quedará grabada en los anales de la historia”. Ahora yo le pregunto al congresista: “¿Quién quedó como mentiroso en los anales de la historia, el general Arteta o el segundo vicepresidente de la República?”

— Omar Chehade siempre lo negó…
Ese señor quedó como mentiroso ante el país porque negó haberse reunido para tratar el tema de la cooperativa azucarera Andahuasi.

— ¿En este caso cree que la soga se rompió por el lado más débil?
Por supuesto. El Congreso lo blindó. Por casos como este, el pueblo está disconforme con el Parlamento. Tiene la aceptación más baja de los últimos 20 años.

— Ahora que labora en Piura, ¿está enterado de la inseguridad que existe en esta ciudad?
La percepción de inseguridad en Piura llega al 81%, motivo por el cual se le presentó un proyecto al presidente regional [Javier Atkins] para integrar a la población en el trabajo de la PNP, serenazgo, bomberos, etc.

— ¿En qué consiste el proyecto?
Tenemos 70 promotores de seguridad ciudadana. Los hemos distribuido según la incidencia delictiva en las provincias de Piura, Sullana, Paita, Sechura y Talara. En Piura se quedarán 40 promotores.

— ¿Qué labor desempeñarán los promotores?
Ellos censarán a 150.000 pobladores de 471 zonas de alto riesgo. En cada una de estas zonas se van a formar 10 grupos vecinales de 29 personas y un coordinador en cada uno de ellos.

— ¿Para qué se les agrupa?
Para proporcionarles un sistema de autoprotección vecinal que será utilizado por esas 300 personas de cada zona de alto riesgo. Podrán activar una alarma a través de una llamada telefónica.

— ¿Qué pasa cuando se activa la alarma?
La alarma es silenciosa. La señal se va a una central de la policía para saber qué tipo de atención se necesita: robo, incendio, violencia familiar, asalto, entre otras emergencias.

— La PNP no está en capacidad de responder rápido…
Desde hace 35 años soy policía y a mí no me van a engañar, porque yo sé lo que pasa al interior de la PNP. Tengo que hacer todo un trabajo con la policía.

— Las comisarías tienen muchas deficiencias…
Hay comisarías que solo tienen cuatro policías. Hay déficit de recursos humanos. Por eso, en cada provincia nuestro personal tiene que coordinar con las autoridades políticas y con la policía, y deben reunirse con el comisario y el jefe de la oficina de participación ciudadana de las municipalidades. Todos deben cooperar.

— ¿Qué pasará si después de capacitar al personal no puede dar el siguiente paso, porque el gobierno regional se demora en licitar las adquisición de alarmas?
Eso ya está en camino. Se empezará la próxima semana, paralelo al trabajo de sensibilización de la población.

— ¿Los promotores son especialistas en seguridad ciudadana?
Son profesionales de diversas disciplinas, pero están siendo capacitados. Yo tengo la suerte de haber comandado casi todas las unidades de la policía, lo cual me da la posibilidad de tener una apreciación de la realidad del país en seguridad ciudadana.

— ¿Seguirá preparando a más gente en Piura?
He preparado a 70 personas. Algún día los tendré en Lima para poder mejorar la seguridad ciudadana.

 

AUTOR: JAVIER COBEÑAS VEGA

1

Un grupo de voluntarias de la organización internacional Cuerpo de Paz, especializadas en comercio exterior, llegó hace dos años al caserío Pedregal Chico, ubicado en el distrito de Catacaos, provincia de Piura.

Allí se contactaron con las presidentas de las diversas asociaciones de artesanas de la zona a fin de prepararlas para que puedan vender sus productos al extranjero.

Las voluntarias les elaboraron sus tarjetas de presentación, les ayudaron a crear sus páginas web y les enseñaron a usar las redes sociales, con la finalidad de que ofrezcan sus productos a clientes del extranjero.

Una de las agrupaciones capacitadas es la Asociación de Artesanas Ñari Walac, cuya especialidad es hacer prendas de vestir en paja toquilla. Su actual presidenta, Iris Chero Mendoza, supo entonces para qué sirven Skype, Whatsapp, Facebook y Twitter.

3Además, por primera vez pudo ver la foto de las integrantes de la asociación y el catálogo de sus productos en el ciberespacio. Con estas nuevas herramientas a su disposición, poco a poco la asociación empezó a conocer el nuevo mundo que le abría la tecnología.

Después de haber recibido la ayuda del Cuerpo de Paz, otra entidad que las apoyó fue el grupo Romero.

Iris Chero comentó que esta corporación contrató a una diseñadora para que elaborara nuevos productos para ofrecerlos en las ferias de Lima, como el Perú Moda o el Peruvian Shop, donde empezaron a contactar a los clientes del extranjero.

Para no perder comunicación con ninguno de ellos, se compró un teléfono inteligente, con el cual pudo usar el popular mensajero Whatsapp.

Cada vez que algún cliente del extranjero quiere ver el detalle de algún nuevo producto, Iris Chero le toma una fotografía e inmediatamente la envía por el medio virtual para que pueda tomar una decisión sobre lo que desea adquirir.

“El diálogo en WhatsApp es más fluido y rápido porque la fotografía se ve al instante, en cambio con el correo electrónico primero hay que descargar la foto para poderla ver”, explica, con cierto orgullo, Iris Chero.

Actualmente la Asociación de Artesanas Ñari Walac tiene clientes en Texas y New York (Estados Unidos), así como en Francia, entre otros países de Europa.

Artesanas Ñari WalacLAS PRENDAS
La asociación se ha especializado en elaborar productos en paja toquilla.

La artesana María Cristina Mendoza comenta que confeccionan sombreros de vestir para caballeros y chalanes, así como sombreros para dama, collares y aretes con aplicaciones de plata, paneras en diferentes formas, floreros, centros de mesa con frutas elaboradas en paja toquilla, sandalias, faldas, ‘tops’, entre otros productos.

“Las faldas y los ‘tops’ elaborados en paja toquilla recién los hemos diseñado en el mes de junio de este año. Para confeccionar una falda nos demoramos 4 días y 6 días más para elaborar el ‘top’”, explica María Cristina Mendoza, quien con orgullo muestra el traje que se ha colocado una de sus modelos.

Esta asociación ha sabido emplear las tecnologías de la información y comunicación para aplicar las nuevas tendencias internacionales de diseño y así poder ofrecer un mejor producto.

Esto les valió ganar el concurso Conectarse para Crecer, organizado por Telefónica. Ellas obtuvieron el primer puesto de la categoría Desarrollo Económico Productivo con un premio de S/.15.000.

El modelo de negocio que tienen ha sido el mejor de todas las categorías, motivo por el cual también se hicieron acreedoras al primer puesto del Gran Premio, dotado con S/.15.000. El premio no se lo entregan en efectivo, sino en materiales o maquinaria.

AUTOR: JAVIER COBEÑAS VEGA